Detenidos nueve jóvenes de Pego por agresiones a la Guardia Civil en el partido entre Gandia y Pego

La Guardia Civil ha detenido a ocho jóvenes en Pego por los incidentes sucedidos el pasado 18 de octubre en el partido entre el Pego CF y el Gandia CF. Durante el partido, casi un centenar vecinos de Pego y miembros de grupos de antifascistas de municipios colindantes se echaron a la calle para protestar por la presencia de un grupo “pro fascista” que venía de Gandia y estaba dentro del campo de fútbol municipal.

A los ocho detenidos, ocho varones, siete de nacionalidad española y uno marroquí de entre 18 y 32 años, se les imputa un delito de lesiones, atentado contra los agentes de la autoridad y desorden público.

Los ahora detenidos han sido identificados como los culpables del lanzamiento de objetos como piedras, botellas de cristal, adoquines e incluso una tapa de alcantarilla contra los vehículos policiales y contra los propios agentes de la Benemérita.

Heridas en la pierna de uno de los Guardias Civiles causadas por los radicales de Pego.

Estos radicales antifascistas causaron agresiones y heridas a seis agentes y, además, parte del material antidisturbios quedó gravemente dañados. A los ocho detenidos hay que sumar otro joven más, también de Pego y de 24 años, que fue arrestado el día siguiente de los altercados.

Según las fuentes consultadas, un testigo comenta que la reyerta se inició en los alrededores del campo municipal del Pego CF, concentrando la mayor afluencia en el último tramo del partido.

Debido a la violencia de este grupo, los ultras del Gandia tuvieron que permanecer resguardados dentro del campo casi 6 horas dado que no habían suficientes efectivos de Policía Local, Antidisturbios del GRS y Guardia Civil para calmar a los locales.

Las autoridades locales decidieron no dejar entrar al grupo radical al estadio del Cervantes. Una decisión que no agradó a los antifascistas y poco a poco el ambiente se fue caldeando hasta el punto que algunos manifestantes antifascistas empezaron a golpear una de las puertas de entrada al campo, y según testigos del Gandia, “llegaron a tirar piedras dentro del campo”.

Ante esta situación los agentes tuvieron que solicitar refuerzos a otras comisarías de la zona. Los ultras del Gandia quienes no provocaron conflictos tuvieron que salir escoltados del campo por los especialistas del GRS de la Guardia Civil. Asegura la Guardia Civil que “en ningún momento hubo ni ha habido ninguna denuncia sobre enaltecimiento del nazismo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre