La acusación de la defensa (la mujer que cometió los delitos) ha pedido rebajar la acusación de cuatro años de cárcel. Así, el Juzgado de lo Penal número 1 de Gandia ha fijado la vista oral por el atropello de seis ciclistas de Xàbia en 2017 para los días 24, 26 y 28 de mayo de 2021, al no haber prosperado hoy viernes 6 de noviembre un posible acuerdo entre las partes.

Los hechos sucedieron el 7 de mayo de 2017, en la carretera N-332 a la altura de Oliva, cuando el vehículo conducido por la joven sin carné, que dio positivo en el control de alcoholemia y drogas, atropella al pelotón de ciclistas de Xàbia. Tres de ellos mueren en el acto y otros dos resultan heridos graves.

Sucesión de los hechos del accidente mortal de los ciclistas en Oliva atropellados por una joven de Gandia. Gráfico: MAC.

El abogado de tres de los seis ciclistas, Vicente Olmos, ha señalado a los periodistas a su salida del juzgado que “ha habido una disparidad de criterios” entre la acusación y la defensa de la acusada, por lo que se irá a juicio. Según Olmos, la Fiscalía estaba dispuesta a acometer unas reducciones de condena que la defensa ha considerado “insuficientes”, mientras que la acusación particular que representa a los ciclistas víctimas del accidente ha mantenido la petición de la pena máxima de cuatro años de cárcel para la acusada.

“Esta persona cometió un error, imagino que en este tiempo ha podido reflexionar sobre sus actos y espero que haya entendido el daño que ha cometido” afirma Andrés Contreras, herido de gravedad en el accidente e hijo de uno de los fallecidos.

Andrés Contreras, el hijo de uno de los fallecidos y que acompañaba a su padre en el pelotón y resultó herido grave en el accidente, afirma: “después de tres años, hoy es un día triste por rememorar el suceso pero finalmente se cierra una etapa al juzgarse el caso”.

Andrés Contreras, hijo de uno de los ciclistas fallecidos en el atropello de un grupo de seis ciclistas de Xàbia en 2017, y también herido en el mismo. Imagen: EFE/Ana Escobar.

Contreras ha lamentado que en España “la muerte sea un tabú pero la droga no y que la acusada vaya a ser juzgada por un código penal en aquel momento muy laxo, y cuya reforma, en 2018, que endureció las penas, fue una chapuza”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre