18.5 C
Gandia
/ 20 septiembre 2021

La historia de un matrimonio francés durante el reventón térmico

La historia de un matrimonio francés durante el reventón térmico

El 15 de agosto de 2021 será recordado como el día del reventón térmico, como el día que una noria en Gandia se cae por un huracán. Ese mismo día también será recordado para este matrimonio francés como el día en el que su velero quedó a las puertas de volcar mientras se encontraba navegando por las aguas de la playa de Gandia.

Así en exclusiva y para SOM SAFOR nos cuenta el matrimonio francés cómo fue su tragedia cuando el huracán paso por encima de ellos mientras se encontraban navegando por el mar con su velero en las aguas de Gandia y quedó gravemente deteriorado por el temporal.

Ella es Alexandra Michel, una antigua ejecutiva de una Fundación que salva a niños (la Fondation d’Auteuil), y él se llama Jean-Philippe Michel, antiguo piloto comandante de un escuadrón. Hace unos meses dejaron todo su pasado atrás en Francia y decidieron empezar a viajar con su barco velero, el llamado “Lady Alex”. Iban en busca de una aventura que duraría varias semanas en el mar, hasta llegar a Escocia, el país que han elegido para establecernos.

Sus planes ideales comienzan a desestructurarse cuando el 15 de agosto, mientras estaban navegando por las aguas de Gandia dirección a Xàbia les sorprendió una tormenta con un relámpago como brutal. En ese momento se produjeron una serie de vientos extremadamente violentos (más de 100 km/h) acompañados de una repentina ola de calor que se acercaba a los 45°.

Se creó una increíble turbulencia en el mar. Ellos aseguran: “Nunca habíamos visto nada igual. El barco quedó entonces fuera de control, escorándose totalmente a la izquierda y a la derecha”. Pocos minutos despues cuentan que “se escuchó un ruido ensordecedor y nuestra vela mayor se partió por completo”.

En esos momentos cuentan que la situación era grave y trataron de pedir ayuda por radio pero no les fue muy bien. Así pues, siguieron navegando sin la vela tratando de llegar al puerto más cercano para ponerse a salvo. En unos instantes duros y de muchos nervios consiguieron llevar la embarcación hasta el Moll dels Borja en Gandía y atracar allí mismo, justo delante del barco Boramar

Philppe y Alexandra afirman que la gente de las cafeterías cercanas los vio llegar con los chalecos salvavidas a la espalda y la vela mayor pendiendo de un hilo. Según afirman: “Nos sentimos impotentes, y sobre todo aturdidos por lo que nos acababa de ocurrir en el mar unos minutos antes”.

En el mismo momento de nuestra llegada detallan que, “se organizó una hermosa solidaridad a nuestro alrededor: algunas personas nos ayudaron a atracar, un señor nos ofreció una cerveza, u otros simplemente nos mostraron su apoyo con compasión y amabilidad”.

Tras haber sufrido ya dos tormentas desde que sallieron de Francia el 31 de julio, confiesan que “es la primera vez que tenemos una acogida así en una ciudad. Por eso queríamos expresar nuestro profundo pesar y gratitud a todas estas personas (el equipo de Boramar Dos, el Club Náutico, y todas las personas anónimas presentes desde nuestra aventura…)”. “Queremos agradecer a la ciudad de Gandía su cálida y sencilla acogida. Nos sentimos tan bien aquí, que decidimos quedarnos un tiempo en Gandia para reparar nuestro velero, y descubrir más esta ciudad y sus alrededores que merecen ser visitados. Nuestra historia con Gandía aún no ha terminado”.

COMENTARIOS

  1. Excelentes personas muy humanas y cercanas,no podíamos dejar de ayudarles,nos lo contaron de primera mano y nos sorprendió su entereza,fue un placer ayudarles y lo haríamos 1000 veces más…gent del mar….equipo BORAMAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

ARTÍCULOS RELACIONADOS