Jota Santatecla en la Platja de l'Auir. Imagen: Pablo González.

El escritor gandiense Jota Santatecla es finalista en el XXXIII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE. Este año la participación ha batido todos los récords y se han presentado 1.247 obras de 36 países. El poeta valenciano continua trabajando su voz poética ahora un poco más alejado de las redes sociales.

La FUNDACIÓN LOEWE ha dado a conocer los finalistas de la 33ª edición del Premio Internacional de Poesía de la FUNDACIÓN LOEWE. Un galardón internacional establecido para promover el talento poético y la creación en lengua española, con un premio para la obra ganadora dotado de 25.000 euros. La novedad, desde la anterior edición, es la nueva categoría Premio a la Creación Joven para poetas menores de 33 años con un obsequio de 8.000 euros. Las obras ganadoras se publicarán en la Colección Visor de Poesía.

¿Qué ha significado ser finalista en esta edición del Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe?

Ser finalista en una de las dos categorías ha significado una alegría enorme. Me he quedado a las puertas, pero la satisfacción es grande. Es un aliciente para seguir hacia delante. Con estas cosas te das cuenta que el resultado no es más importante que el propio camino.

Tras NIÑO MUDO, ¿cuál es el siguiente reto? ¿Podríamos ver un segundo libro en las tiendas en 2021?

Eso espero, ojalá esta sea la primera de muchas sorpresas y el segundo libro se pueda leer pronto. De momento voy a darle unos meses para que asome la cabeza en algún otro concurso literario. Nunca se sabe.

¿Cómo crees que afectan las redes sociales a la poesía?

Es fundamental sentirse libre en la creación de contenido. No creo que la poesía comulgue con la inmediatez que exigen las redes sociales.

A raíz del Premio Espasa, el debate entre lo que es o no es poesía ha vuelto a poblar los periódicos. Creo que, al final, lo importante es estar hablando de esto, pero sin confundir los términos. La vía comercial, o la más juvenil, ha ayudado a que muchos lectores se interesen por seguir descubriendo libros de poesía, es necesario que haya libros accesibles para todas las edades, pero no es la corriente a la que me quiero enfocar.

Las redes sociales han sido una vara de doble filo, por un lado han ayudado a impulsar iniciativas culturales muy interesantes, pero también han masificado a los lectores con frases que parecen seguir el mismo patrón, y se ha terminado mezclando todo.

Cada cual que lea lo que quiera en el momento que necesite. En mi caso, he decidido tomar distancia con la forma en la que estaba llevando las redes sociales y trabajar en otro tipo de lecturas para vivenciar el oficio del poeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre