La recuperación de la ribera del río Serpis y la creación de una zona verde en una de las laderas del cauce es el nuevo proyecto del gobierno del Real de Gandia. El objetivo es crear un paseo fluvial en el margen que recae junto al casco urbano, al estilo del que existe en la capital de la Safor y que atrae a centenares de personas cada día para pasear o practicar deporte.

Para ello, el consistorio ha iniciado los trabajos en el paraje de Ginjoler, una parcela junto al río que ha estado abandonada durante años y donde crecía la maleza. El consistorio ha diseñado un proyecto de mejora de la zona que permitirá su integración en el municipio al convertirla en un espacio verde. Según informan desde el Ayuntamiento, los trabajos estarán terminados a finales de febrero.

El edil de Agricultura y Fiestas, Vicent Signes, explicó que esta es la primera fase de unos trabajos que aspiran a prolongarse en los próximos años. Pretenden abarcar toda la ribera del río que pasa junto al casco urbano: «Queremos recuperar toda la zona verde del río que es de propiedad municipal y habilitar en ella zona verde para que los vecinos hagan uso de ella».

Desbroce de terrenos

El concejal del PSPV dijo que es un proyecto ambicioso que se está costeando con ayudas provinciales. “La parcela de Ginjoler es municipal. En ella invertimos unos 45.000 euros de una ayuda de la Diputación de Valencia para mejorar espacios degradados. Las actuaciones contemplan el desbroce de la parcela, que ha acumulado mucha maleza durante años, algo que no gustaba a los vecinos y las vecinas de las calles más cercanas”.

De hecho, el gobierno da respuesta además a una demanda vecinal con la mejora del recinto: «Ahora tendremos una zona verde de 3.000 metros cuadrados. Este parque abarca más de la mitad del pueblo, por que lo que ya tenemos mucho trabajo hecho en la recuperación de la ladera del río para que la disfruten los vecinos y las vecinas».

Las obras contemplan la introducción de más de una decena de ‘llidoners’ para dar forma al parque crear zonas arbóreas y sombras. El edil añadió que el acceso a la ribera del río se fijará por la calle Sant Antoni, para que los residentes del Real de Gandia y los visitantes puedan entrar a esta zona verde a través de la calle peatonal.

«Una vez que se construyó y se creó la explanada, la maleza ha ido creciendo y era necesario actuar en este paraje. La mejor solución es recuperarlo para el pueblo, con una gran zona verde y el inicio de un paseo que recorrerá todo el casco urbano junto al Serpis». La parcela se cerrará con un vallado, dijo el edil, para garantizar la seguridad de quienes hagan uso de esta zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre