Renfe ha invertido 4,4 millones de euros para mejorar la accesibilidad de la estación de Tavernes de la Valldigna. Las obras incluyen un paso inferior, con ascensores y escaleras fijas, la reforma total del edificio de viajeros, la adecuación de los andenes y un nuevo aparcamiento. Todo ello con un plazo estimado de 14 meses desde su inicio, que, desde la empresa, esperan que sea “en breve”.

¿Cuáles son las obras que se realizarán?

El paso inferior nuevo será junto al edificio de la estación, con ascensores y escaleras fijas para dar acceso a los viajeros entre andenes. Así, estos se prolongarán y se adaptará la altura de los bordes de andén al gálibo ferroviario; también se ensanchará el andén número 2. Además, habrá pavimentos podotáctiles, línea de seguridad, suelo antideslizante, vestíbulo e indicaciones en braille.

Asimismo, se prevé una adaptación de la rampa y escalera de acceso a la estación, la creación de zonas ajardinadas en el exterior, la colocación de una marquesina en la parada de autobús y la remodelación del edificio de viajeros por completo. Para ello, se creará un muro de atención, venta e información al viajero, una oficina de gestión, un aseo y un vestuario para el personal, dos aseos públicos, uno de ellos adaptado, un cuarto de limpieza y cuartos técnicos.

Por otro lado, la iluminación se sustituirá por luces LED. Para mejorar la eficiencia energética, también se instalará un grupo electrógeno insonorizado en la estación y nuevos equipos de climatización.

Finalmente, se demolerá el antiguo muelle para crear un aparcamiento en batería, con 282 plazas. De estas, 5 serán para personas con movilidad reducida, 3 para taxis y 3 de Kiss & Ride. Además de 10 plazas para motocicletas aparte.

El proyecto fue presentado hace más de un año, pero se ha retrasado porque las ofertas de empresas interesadas en el proyecto se habían presentado por debajo del presupuesto establecido inicialmente, de seis millones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre