El pasado martes 21 de enero la Guardia Civil encontraba un cadáver en la localidad valenciana de Tavernes de la Valldigna. Ahora se investiga un posible ajuste de cuentas entre bandas dado que tenía las manos atadas a los pies.

El informe preliminar de la autopsia revela que el cadáver podría llevar muerto entre diez o doce días, y pertenece a un varón con una edad entre los cuarenta y los cincuenta años. La Guardia Civil baraja la posibilidad de que sea alguno de los desaparecidos en Alicante o las Islas Baleares.

Por el estado de su descomposición, arrastre por el temporal Gloria y varias partes devoradas por peces, la Guardia Civil descarta haya caído al mar en pleno temporal o tenga relación con la catástrofe de la borrasca.

En estos momentos se está haciendo un estudio de su ADN para confirmar si se trata de alguna de las dos personas que constan como desaparecidas. Podría ser el desparecido en Alicante a comienzos de enero. Con menos probabilidad podría ser la otra persona desaparecida en las Islas Baleares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre